El muñeco de nieve que quería recibir una carta de los reyes magos

Todo el mundo ha pensado en lo fantástico que sería recibir una carta de los reyes magos en respuesta a una propia

Snowy o más bien conocido como Mr Snowy, el muñeco de nieve de Emerson Road 23, junto a la oficina de correos, siempre había tenido el sueño de recibir una carta de los reyes magos pero tenía un pequeño problema, era un muñeco de nieve, y cuando estas hecho de bolas de nieve, llegar hasta el buzón a ver si tienes correo se convierte en una tarea harto complicada; aun así, él confiaba en que algún día su sueño se cumpliría.

Pasaban los días de invierno, cada día el frío apretaba un poco más, pero a Mr Snowy eso le daba igual, como buen muñeco de nieve tenía una calentita bufanda y un sombrero a juego. Se acercaba la noche de reyes y cada vez él estaba más convencido de que estaba a punto de recibir una carta de los reyes magos, este año sería memorable. Así como él lo deseo, así sucedió y la víspera de esa mágica noche tan esperaba Mr Snowy vio a lo lejos como el viento abría la puerta de la oficina de correos y docenas de cartas emprendían el vuelo a la vez que el señor cartero corría detrás de ellas intentando cogerlas sin éxito.-¡Las cartas, las cartas!-gritaba entre que veía como estas se alzaban más y más en el aire. Tras una pequeña carrera decidió desistir, pues estaba claro de que los sobres no iban a acercarse al suelo sin antes recorrer una gran distancia.

Uno de los sobres voló y voló hasta depositarse justo a los al lado de Snowy. Este, lleno de curiosidad poso su mirada sobre él y tan pronto como estiró sus largas y delgadas manos de madera para cogerlo se dio cuenta de que no podía ser otra cosa, había sucedido, al fin iba a recibir una carta de los reyes magos como siempre había querido.

Mr Snowy jamás se había sentido tan feliz, leyó la carta una y otra vez,no podía creérselo, estaba firmada por los 3 reyes magos en persona. Cuando terminó de re-leerla la guardó en sus sombrero y copa y ya solo le quedaba una cosa por hacer, pensar cómo iba a arreglárselas para conseguir lápiz y papel para enviar una respuesta a sus majestades de oriente.

recibir una carta de los reyes magos

Interacciones del lector

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *